El síndrome del código de barras

Descripción o sinopsis: 
Que vivimos en un estado policial nadie lo duda. Al salir del domicilio, mil ojos vigilan los movimientos de los sujetos. Cámaras de vigilancia instalados en los lugares más estratégicos, además de los miembros de la policía local, autonómica y estatal –subvencionados por todos los ciudadanos- son un sombra de nosotros mismos. Ya no existe la LIBERTAD, a menos que no participes en la vida comunitaria. El caballero Don Dinero regula nuestra vida, desde el nacimiento a la muerte. Las cadenas comerciales adoptaron el CÓDIGO DE BARRAS para ser leídos por las máquinas electrónicas de sus Cajas, evitando que el cliente sepa exactamente el precio del producto. Para existir, el ser humano necesita el DNI con sus datos personales y domicilio, junto con un pasaporte si viaja a otros países. Resulta una pérdida de tiempo y dinero, cuando sería mucho más fácil implantarle un chip – CÓDIGO DE BARRAS- con todos sus datos, incluido su ADN y certificado de penales, como lo tiene mi perro, acreditando su inalterable currículum perruno.
Texto: 
el_sindrome_del_codigo_de_barras.pdf — Descargado 21 veces

Género:

Licencia: 
Todos los derechos reservados
Votos: 
0
Sin votos (todavía)

¡Colabora con LN!

   ¡Danos ideas o sugerencias!   Colabora con LN

Visita también: